Leal (Divergente #3)


¿Qué tal, Devoradores? Por fin os traigo la reseña del esperado final de la trilogía Divergente. Trilogía que ha subido al puesto número uno de mi lista de sagas favoritas, ya que a pesar de haberme dejado un sabor agridulce, creo que este es el mejor final que le hubiera podido dar la escritora. 


La sociedad dividida en facciones en la que antes creía Tris Prior ha quedado hecha pedazos, fracturada por la violencia y las luchas de poder, y marcada por la traición. Así que cuando tiene la oportunidad de explorar el mundo más allá de los límites que siempre ha conocido, Tris está más que dispuesta. Puede que, al otro lado de la valla, Tobias y ella descubran una nueva vida juntos más sencilla, libre de mentiras, lealtades confusas y recuerdos dolorosos.
Sin embargo, la nueva realidad de Tris es aún más inquietante que la que ha dejado atrás. Lo que creían haber descubierto deja de tener sentido. Surgen verdades explosivas que hacen cambiar de opinión a sus seres queridos. Y, de nuevo, Tris lucha por comprender las complejidades de la naturaleza humana (y de su propia naturaleza) a la vez que se enfrenta a elecciones imposibles que tienen que ver con el valor, la lealtad, el sacrificio y el amor.


Leal, aunque tenga un ritmo mal repartido (en cuanto acción me refiero), llega a enganchar desde principio a  final, a pesar de que medio libro no contenga casi acción.

La historia es lo suficientemente entretenida para mantenerte cautivo durante toda ella, y es que justamente en esos momentos ya mencionados, la autora nos va dando las respuestas que tan ansiosos hemos estado esperando descubrir desde el primer tomo.

Creo que en este último libro hemos podido ver diferentes facetas de nuestros protagonistas y de muchos más personajes como Evelyn, Johanna, Peter, Christina... Sin cambiar de manera drástica su personalidad. Así que la autora ha sabido caracterizarlos de manera acertada. Y aunque algunos me vais a matar por lo que voy a decir, para mí, la actitud de Cuatro durante la novela es super comprensible (ya que si os fijáis, Tobias tiene 18 años y es totalmente normal que a su edad cometa errores, aparte de que esto hace que el personaje sea menos perfecto y por lo tanto más realista).
 

El final, lo más criticado de la trilogía tetralogía entera, ha sido perfecto (al menos para mi gusto). Y es que a pesar de ser cruel, es de los más realistas que he leído desde hace muchísimo tiempo, dándote a entender que no todo puede acabar bien y que no todo es un y fueron felices y comieron perdices.

También tengo que decir que las respuestas que nos da la autora me las he creído de principio a fin y al menos a mí sí que me ha convencido. Parece que Veronica lo tenía todo bien hilado desde el principio.

Me ha dejado con un sabor agridulce, más tirando a dulce que ha agrio ;) Y es que Divergente no es Los juegos del hambre (como mucha gente dice), tiene su propia historia y su propio final, siendo leal (nunca mejor dicho) a sus propias creencias.

EN CONCLUSIÓN:
Un final perfecto para una trilogía muy conseguida :D 


Ya nada más os tengo que pedir que le deis una oportunidad a esta trilogía, porque merece mucho la pena.








3 comentarios:

  1. Me estoy leyendo Leal ahora mismo y debo decir que me ha decepcionado, sin embargo no está mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, para gustos colores, no? :)

      Eliminar
    2. Eso es cierto y es algo que respeto. Me alegro que te gustase el libro, la verdad es que Verónica Roth escribe muy bien.

      Eliminar

Con la tecnología de Blogger.
Los Devoradores de libros | Template by Sleekpath © Copyright: 2015. All Rights Reserved.